• Blog head

5 LUGARES PARA VIS­I­TAR EN SAN­TANDER DURANTE SEM­ANA SANTA

Pub­li­cado en BLOG

En Sem­ana Santa, San­tander lugar de peregrinación.

5 lugares para vis­i­tar en la Sem­ana Mayor.

Para muchos Sem­ana Santa es sinón­imo de recogimiento y oración. Esta fecha tan impor­tante viene acom­pañada de un sin número de activi­dades reli­giosas como des­files, pro­ce­siones y difer­entes actos cul­tur­ales que reú­nen a las per­sonas entorno a la fe. Durante esta sem­ana, San­tander se con­vierte en lugar de pere­gri­nación, gra­cias a las múlti­ples igle­sias y tem­p­los que se eri­gen en el cen­tro de muchos munici­p­ios y que los han acom­pañado, en su may­oría, desde su fundación.

Con­struc­ciones en piedra, en barro o en ladrillo, de vari­a­dos esti­los arqui­tec­tóni­cos cus­to­dian el viaje de los tur­is­tas de todo el país, quienes aprovechan esta sem­ana para ale­jarse de la agitación y el ruido de las grandes ciu­dades para rodearse de la tran­quil­i­dad y ama­bil­i­dad de los pequeños munici­p­ios santandereanos.

A con­tin­uación te pre­sen­ta­mos un pequeño recor­rido por algunos mar­avil­losos tem­p­los reli­giosos que te recomen­damos vis­i­tar durante la Sem­ana Santa.

Cat­e­dral de Nues­tra Señora del Socorro

b645dfd7 8411 4791 b5e1 c5ecf90724e1

Ubi­cada en El Socorro frente al Par­que de la Inde­pen­den­cia, esta cat­e­dral de estilo romano rena­cen­tista cuya fachada es de piedra labrada recibe a los vis­i­tantes del munici­pio con su impo­nente altura de 96 met­ros, que la con­vierten en la ter­cera más alta del país, después de la de Man­iza­les y Las Lajas en Pasto. Con­stru­ida en 1943, se encuen­tra dec­o­rada con lám­paras de cristal y bronce traí­das de Milán; en su cen­tro está la pin­tura de la Vir­gen de Nues­tra Señora del Socorro elab­o­rada por el artista español Murillo en 1650. Los vis­i­tantes se dejan deslum­brar por el már­mol de car­rara traído de Italia de sus pisos, del altar mayor y el pul­pito. Todo esto inte­grado con un toque de la arqui­tec­tura colom­biana, un lugar muy espe­cial y único.

Capilla de Santa Bárbara

santa barbara3

Recon­stru­ida gra­cias al Decreto Pres­i­den­cial 816 del 30 de abril de 1976, esta sen­cilla capilla cus­to­dia Barichara desde su parte más alta (la car­rera 11). Con­stru­ida en el lugar de fun­dación del munici­pio, a par­tir de piedra tal­lada con avan­zadas téc­ni­cas arqui­tec­tóni­cas, se le conoce como la primera igle­sia del lugar. Su sen­cillez hace que brille entre los lugares a vis­i­tar en San­tander, con ele­men­tos pro­pios de la arqui­tec­tura Román­tica y su altar real­izado con madera de tabla cor­rida pin­tado a mano y dec­o­rado con hojilla dorada con arabescos moros y flo­res inver­tidas, le brin­dan a quien la visita una vista muy espe­cial de las 3 imá­genes que per­manecen en ella: Sagrado Corazón de María, Santa Bár­bara y San Ger­ardo Máyela. Frente a la capilla se encuen­tra una impo­nente ceiba de 280 años y una escul­tura de una cruz. El lugar ideal para deten­erse y obser­var el munici­pio de Barichara.

Ermita de la Vir­gen de la Salud

virgen de la salid

Ubi­cada a 500 met­ros del casco urbano del munici­pio de Páramo, es una parada oblig­a­to­ria para quienes sufren de dolen­cias físi­cas, emo­cionales y espir­i­tuales. Se con­struyó como con­mem­o­ración de la apari­ción de la Vir­gen a una niña lla­mada María a quien le clam­aba “Yo soy la Vir­gen de la Salud y traigo a ust­edes la cura de todas las enfer­medades del cuerpo y alma”. Se encuen­tra junto a la que­brada La Laja y tiene un aljibe donde corre agua de la misma, que las per­sonas toman en recip­i­entes espe­ciales como parte del rit­ual para solic­i­tarle sanación a la Vir­gen. Este lugar cuenta con una espe­cial mís­tica, porque reúne a quienes piden fer­vorosa­mente pros­peri­dad y pro­tec­ción para los suyos y quienes en romería se acer­can a agrade­cer los favores recibidos con pequeños recorda­to­rios que dejan col­ga­dos cerca a la ima­gen de la Vir­gen. Es un lugar lleno de espir­i­tu­al­i­dad y paz, per­fecto para esta Sem­ana Santa.

Capilla de los Dolores

Capilla de los dolores

De gran impor­tan­cia para la ciu­dad de Bucara­manga por ser el tem­plo más antiguo de la ciu­dad. Fue la sede de la Par­ro­quia de Nues­tra Señora de Chiquin­quirá y San Lau­re­ano del Real de Minas de Bucara­manga, nom­bre que recibió la ciu­dad desde 1778 hasta la inde­pen­den­cia de España. Declar­ada como Pat­ri­mo­nio Histórico de Colom­bia, es de una con­struc­ción extremada­mente sen­cilla y tamaño reducido pero de un gran atrac­tivo turís­tico gra­cias a los feli­gre­ses que lle­gan pidi­endo favores con gran con­vic­ción y fer­vor. Está ubi­cada en un costado del par­que Gar­cía Rovira, frente a la Igle­sia de San Lau­re­ano y en ella reposan los cuer­pos del Eloy Valen­zuela y Aure­lio Martínez Mutis. Un lugar lleno de his­to­ria e impor­tan­cia para la Ciu­dad Bonita.

Cat­e­dral de Nues­tra Señora de las Nieves

Iglesia de Vélez

El dicho “Más atrav­es­ado que la igle­sia de Vélez” nace aquí, gra­cias a la cat­e­dral con­stru­ida en 1560 con la ayuda del Cacique Saboyá y su gente, cuando todavía existía una dis­posi­ción amorosa con la expe­di­ción española. En un prin­ci­pio su entrada fue con­stru­ida frente al par­que prin­ci­pal, que en la época era tam­bién la plaza de mer­cado; se sabe que al cel­e­brar la misa se gen­er­aba cierto des­or­den por las mul­ti­tudes que se acer­ca­ban al ser­vi­cio reli­gioso y quienes lle­ga­ban a vender y com­prar difer­entes pro­duc­tos, lo que llevó a trasladar la puerta prin­ci­pal a un costado de la igle­sia. Quienes la vis­i­tan encuen­tran un tem­plo de arqui­tec­tura bar­roca, dec­o­rado con un color amar­illo claro, tejas rojizas y algunos toques de rojo en sus pare­des. Su prin­ci­pal atrac­tivo, además de ser una de las dos igle­sias en el mundo con su puerta prin­ci­pal en un costado, es la ima­gen de Nues­tra Señora de las Nieves soste­niendo un tiple, que hacen de este tem­plo un lugar imperdi­ble al recor­rer Santander.

Tags: Tur­ismo en San­tander Tur­ismo en Colom­bia Sem­ana Santa Lugares que vis­i­tar Tem­p­los San­tander